miércoles, 3 de diciembre de 2008

Una noche rara

A pesar del malestar que me dejo aquella cena que comenté anteriomente, asi como ven, soy bien valemadrid y me fuí a clases con todo y calentura (de la que no se disfruta) y dolor de cabeza a la uni. Soportar estar adolorido fue un proceso muy largo, sentia que moría lentamente.

Afortunadamente me llevaron unas pastillas que me bajaron un poco la temperatura. Mientras seguía con las clases aguantandome como los hombrecitos, luego llego la clase donde nos reunimos con las chicas de turismo... y entre clase una chava bien discreta grita :¡Mañana es el cumple de Lucero!. Por lo cual después de todo eso, como es costumbre, se hizo cooperación y compramos unos pastelitos para festejarla por adelantado, grave error. Mientras la profesora impartia la clase otras personas fueron a hacer las compras, hasta ahí todo bien.

Termina la explicación y llegan justo a tiempo con el pastel, refresco, basitos, servilletas, tenedores; hasta ahí todo bien. Se le canta (otra vez) las mañanitas y luego se oye el reglamentario grito de batalla: ¡Mordida, mordida! Hasta ahí todo bien. Se prepara la festejada para dar la mordida, otras compañeras sacan celular y comienzan a grabar y otras a tomar fotos, una compañera anuncia que quiere darle un pastelazo por lo cual la maestra se interpone para evitarlo, hasta ahí todo excelente y ameno.

Ya esta todo listo, la mordida se acerca, la festejada toma su cabello para evitar embarrarlo de pastel, se acerca más al pastel, hasta ahí todo muy bien. De pronto "una amiga" de ella se abre paso entre los demás y cuando esta a punto de dar la mordido la empuja, ah aclaro, la "amiga" es la tipica gordida y pesada de los salones de clases; decía, se abre paso y la empuja, solamente que le fallo el cálculo y empujo antes de tiempo, como consecuencia, la cumpleañera probo el pastel con la frente y su nariz fue a dar contra la mesa. Hasta ahí, todo valio madre.

Resultado: nariz lastimada, inchada y ojos llorosos, acto seguido, muy cortesmente digo: "Ni se les ocurra festejarme mi cumple". Al final de cuenta todos comimos pastel y hubo risas entre todo eso, como si nada hubiera pasado.

P.D. Ningún pastel resulto herido durante los acontecimientos antes mencionados, pero fue felizmente deborado.

***********************************************

Profa: Tienen que pasar a explicar su caso de acuerdo al tema correspondiente, blablabla bla lalalalalalala.
Luckye: ¿Y con eso pasamos con diez?
Profa: Con chance y pases (risa).

Asi se le da animos a un estudiante.

4 comentarios:

Levan dijo...

Ha q pastelazo tan mas cagado, yo no entiendo esa ociocidad por embarrar al projimo en huevo batido, deberia ser castigado con carcel... No mejor con un putazo de parte del embarrado

Eo dijo...

me extraña que la chava no le haya devuelto el madrazo, estuvo muy salvaje para ser cosa de mujeres

lili dijo...

Conmigo ni pastel había, un "negrito Bimbo" era suficiente.... y por consiguiente ps ni mordida había....


Saludos y grax por pasar a mi blog!

Eo dijo...

ahi se ve la amistad lili, ahi se ve. Y de naa para cuando se te ofresca

Publicidad, ni pedo