domingo, 11 de agosto de 2013

Einstein tenía razón

  No a todos nos educan de la misma manera, cada quien crece con ciertos principios, valores y percepciones de las cosas. Por lo cual, no podemos esperar que otras personas juzguen las cosas de la misma forma. Todo es relativo, a los ojos de otras personas nuestro esfuerzo puede parecer insignificante, si no es que nulo.

  Todo es relativo, hasta cierto punto, las apariencias lo son, pero los hechos y nuestras acciones no. Del decir al hacer hay demasiada diferencia, fácil de percibir...pero de nuevo, la percepción es relativa. Quizás algunos no se den cuenta de sus errores o lo noten demasiado tarde. Tan tarde que ya no hay vuelta atrás, cuando ya todo lo bueno y malo se ha hecho.

  Ya no hay terceras oportunidades, si se hizo una segunda vez, se hará una tercera. No podemos cambiar la naturaleza de quienes somos. Porque esos son los principios y valores con que nos forjamos, y renegar de eso es renegar nuestros orígenes. De la misma manera no podemos negar que ocurrió, que se intentó. Porque lo que somos ahora, es gracias a todo lo que hemos enfrentado antes.

  Gracias por otro capítulo más en mi vida, gracias por poner punto final a algo que creí que era para siempre, gracias por los buenos ratos, gracias por los malos y sobre todo gracias por dejarme ver que no eras para mi.

  Allá fuera llueve, aquí dentro también.

Publicidad, ni pedo