sábado, 1 de noviembre de 2008

Día de muertos, halloween, hanal pixan, etc

En este día solo tengo que recordar a algunas cuantas personas que se han ido, y otras que nunca supe cuando se fueron pero si tengo la seguridad de que lo hicieron. Aunque lejos de todo sentimentalismo, me parece curioso que en esta cultura celebramos hasta la muerte por decirlo de cierta manera, pues queda claro que no celebramos a la muerte en si, sino a los que dan un paso a otro lugar. Cualquier pretexto es bueno, es chiste es estar felices y contentos.

Pero no vine aquí a contar festejos, para eso hay otros lugares que prefiero no mencionar, ya los deben de conocer, simplemente estoy recordando a aquel que pusó la música dentro de mí. A mi abuelo "que en paz descanse", el cual sin querer, dejo esa idea de relacionarme en la música muy en el fondo de mí. Y ahora sin quererlo forma una parte de mi pequeña vida.

Fueron unas cuantas veces cuando niño, que ibamos de visita familiar, cuando me quedaba unos minutos con él, sentado frente a a frente mientras me platicaba cosas que mi memoria no recuerda, solo recuerdo sus dedos, esas manos que reflejaban el paso de los años, aquel rostro tan serio pero a la vez tan alegre, y como en conjunto tocaban una trompeta y hacian vibrar el aire para dar una buena melodía. Solo era eso, una pequeña melodía que siempre me gustaba escuchar.

Para ese entonces, mi vida eran solo videojuegos, y la música nunca pasaba por mi mente, solo en aquellos momentos donde me sentaba a escucharlo. Luego paso el tiempo, y las visitas dejaron de ser constantes y aquellas tardes de melodías dejaron de existir, paso más tiempo y el viejo murio y nunca volví a escucharlo... la trompeta se guardo y nunca nadie la volvío a tocar.

El único recuerdo que quedaba de él era yo, pues siempre decian que me parecia mucho a él cuando joven, y creo que su herencia mas preciada me la dejo a mi, siendo el único en la familia entera que gusta de no solo escuchar música, sino de vez en cuando hacer un poco de ella con la esperanza de algún día, ganarme el derecho de tener esa trompeta y poder decirle que nunca se fué.

No hay comentarios:

Publicidad, ni pedo