sábado, 1 de noviembre de 2008

Todo pasó tan rápido

A veces me sorprende lo rápido que pasan las cosas, sin avisar y sin decir "¡agua va!". De repente las circunstancias te dejan un putazo tan contundente que podría mandarte al coma en ese instante mismo.

¿Qué pasó? ¿Qué hice mal? Dices que estuve mal, pero lo dices de tal manera que pareciera que estuve mal todo este tiempo juntos, te quejas de mi ideología, la cual al principio te encantaba, te parecia linda, madura y divertida, cuando ahora solo te provoca repulsión. Te quejas de mi falta de tiempo, de que no atiendo las cosas cuando es debido, cuando antes no importaba contal de darte un mejor futuro... te quejas de muchas cosas que aún no comprendo.

Me miras pero sin poner atención a mis gestos, a mis palabras, a mis comentarios románticos escondidos en esta oscuridad, preguntas si te quiero cuando a escondidas cuido de tí, quieres muestras de mi cariño cuando al estar ahí parado, bajo el sol, bajo la lluvia, te espero para recibirte con una sonrisa y uno de mis chistes.

Nunca espero nada a cambio, nunca pido más de ti, solo te pido cumplir mis caprichos, los cuales se limitan a que solo digas si o no, no hay mas opciones, pero eso para ti es mucho. Si creo que te pido demasiado, tu solo me pides tiempo y cambiar algunas de mis costumbres, cuando yo siempre te dejo tomar las decisiones... ahora comprendo mi error.

Creo que la próxima vez, revisaré más seguido mis mensajes, no fue mi intención no contestar el celular. Pero ya regresame el refrigerador.

No hay comentarios:

Publicidad, ni pedo