jueves, 16 de octubre de 2008

Sueños

Me encontraba caminando, vagando un rato por las calles, de repente frente a mí, se cruza un niño, delgado, estatura media, tez blanca, pecoso. Ese típico estereotipo de niño riquillo, pero curiosamente sus ropas no iban de acuerdo a su aspecto.

Ropas rasgadas y sucias, y con él de nuevo algo que no cuadraba en el contexto, un balón de “futbol” reluciente, blanco, como recién comprado. El niño pateo el balón hacia mi mientras yo continuaba avanzando; yo por mi parte lo ignore y deje pasar el balón, a lo que el niño respondió con una cara de desconcierto y me lanzo una mirada a matar.

De nuevo lo ignore y continúe mi camino, pero mientras caminaba, dos veces más se repitió el encuentro con el niño, hasta que llego una cuarte vez, por lo cual por fastidio y por desear que no pasara otra vez, patee el balón y se lo pase a otra persona, lo cual hizo que se dibujara una sonrisa en el rostro del niño. Y le dije: "¿Eso era todo lo que querías?”. El quito su sonrisa y puso cara de enojado y respondió: “Eso, y que ayudes en el teletón"

Después de eso desperté asustado, luego entre en sí, y volví a dormir, el sueño comenzó otra vez, y cuando encontré al niño, y me pasó el balón, como buen portero despeje el pase mar largo de la historia directo hacia su cara, y esa imagen de niño bonito fue borrada por lágrimas y sudor ensangrentado. Volví a despertar, más contento y continúe con mi rutina diaria.

Sepan algo, 1) nadie me dice que es lo que tengo que hacer con metáforas y de una manera tan castroza, y 2) nunca, pero nunca me molesten mientras camino y divago sobre los misterios del universo por una tontería como esa. El mundo está mal, y ya hasta en sueños me comienza a estar chingando.

P.D. Si, esto se debe a que cene mucho y me provocó una pesadilla, por eso comenzaré a comer ligero antes de dormir.

No hay comentarios:

Publicidad, ni pedo